miércoles, 18 de noviembre de 2009

Motorratones en Buga, ¿alternativa o problema?


La situación se presenta en Palmira, Tuluá, Buga, San Pedro, Pradera, Dagua, Restrepo y Buenaventura. Ellos aseguran que sólo están sobreviviendo. Empresarios del transporte dicen que están enfrentando pérdidas del 30%. En la Ciudad Señora, la situación se agudiza.

Aunque no hay un censo que determine cuantos son, se estima que en el Valle por lo menos siete mil personas se dedican a esta labor.

Lo que empezó como un servicio entre amigos, “Ey llévame” fue cogiendo fuerza al punto que hoy en día se ha vuelto un problema social para varias alcaldías del Valle. Se trata del transporte de pasajeros en moto, comúnmente denominado 'motorratones', un servicio que la ciudadanía defiende, pero que trae sus riesgos.

Así como ha crecido su presencia, ha aumentado también la polémica que los rodea. Dcerca, dialogó con el Secretario de tránsito de Guadalajara de Buga, Germán Grajales Morales sobre el particular.

Según el funcionario, en la ciudad Señora, las autoridades están tomando medidas para controlar el transporte informal, decretos como el 4116 que asegura que quien conduce la moto, debe ser propietario de la misma, “a nosotros el Gobierno Nacional, nos tiró la papa caliente” manifestó Grajales.

Según lo manifestado por el funcionario, cerca de 200 mototaxistas, realizaron una especie de convenio con el actual comandante de la Policía, previamente identificados, pero el gremio de taxistas no aceptó la propuesta. Hasta la fecha, asegura el secretario de tránsito, el número de comparendos supera los 500.

En cuanto a las posibles alianzas entre el gremio transportador y el gobierno municipal, el funcionario manifestó que ellos, los taxistas, siempre han solicitado al mandatario local que se aplique el decreto 4116, para prohibir el parrillero, frente a esto, sin embargo, el Alcalde no prohíbe el parrillero, pero si se han aumentado los controles para erradicarlos.

Manifestó de igual forma que se llevó un acuerdo entre los gerentes de las empresas de transporte con los conductores de los vehículos, acuerdo que dio como resultado la carnetización; pero no fue entre el gremio transportador y el gobierno, aseguró.

Dcerca pudo constatar que por lo menos tres mil personas lograron diligenciar lo del carné en la ciudad de Buga. Nadie sabe cuántos 'motorratones' tiene esta ciudad, unos afirman que hay ya empresarios de esta nueva modalidad personalizada de transporte que tienen entre 30 y 40 motos, realizan cada día $ 30 mil libres, el motociclista entrega el vehículo lleno y al día siguiente inicia la labor desde el centro hasta las periferias, lugares como la calle sexta con carrera 12, la entrada al occidente de la ciudad, se han convertido en verdaderos terminalitos.

Consultados algunos taxistas, le contaron a Dcerca, que ellos recaudaron 20 mil pesos entre cada taxista para la adquisición de una máquina para la expedición del carné y de esta forma ayudarle al gobierno local ha reducir la proliferación del transporte ilegal en la ciudad, afirmación que niega el secretario de la movilidad.

Este medio conoció que se llevó a cabo una reunión el pasado 06 de agosto del 2009 a eso de las 7:40 de la noche en el salón fundadores de la Alcaldía de Buga entre el gremio transportador y el alcalde Freddy Libreros con el entonces comandante del segundo distrito de policía, Mayor Guacaneme y otras personalidades municipales. Según lo arrojado en dicha reunión y lo manifestado por taxistas asistentes entrevistados, el señor Alcalde, se comprometió a adquirir una máquina para elaborar el carné para los motociclistas para socializarlo con la ciudadanía el pasado 06 de octubre del año en curso.

Dcerca conoció que la norma que obliga a los alcaldes a regular la prohibición del mototaxismo también generó polémica en otras regiones de Colombia, donde es común esta práctica, especialmente en la Costa Atlántica. Las ciudades de Cartagena, Barranquilla, Montería y Sincelejo vivieron protestas y bloqueos viales por cuenta de los motorratones que protestaban por la determinación.

En algunos casos se presentaron desmanes y enfrentamientos con la Fuerza Pública.

"Me gusta desplazarme en 'motorratón' porque lo recogen a uno en la puerta de la casa y lo dejan en la entrada de la oficina. El desplazamiento es rápido, no hay trancones y el valor es hasta menos que en un taxi", dijo un pasajero de este transporte, no obstante, esta modalidad ha dejado muchos muertos, sin que el propietario responda. En muchos casos los motorratones no tienen seguro y entre ellos se presenta una guerra del centavo.

De acuerdo con la asociación que a nivel nacional representa a estas personas, se estima que en el país superan los 900.000 mototaxis. Los mismos están distribuidos en 22 departamentos y la mayoría se concentran en zonas de clima cálido, según los datos que se manejan.

Entre tanto el gobierno Nacional, responsabiliza a los alcaldes locales de no atajar a tiempo este problema y de no ofrecer las soluciones. "Los alcaldes tienen la obligación de controlar ese fenómeno que es irregular, de impedir la proliferación. Nosotros le hemos dado instrumentos para que controlen el tránsito que es competencia constitucional de ellos, el transporte sí es de nosotros. Algunas acciones se han venido viendo, pero son absolutamente insuficientes". Dijo vía telefónica Andrés Uriel Gallego, Ministro de Transporte.